Biografía


English      français    español

Cordell Hull, 1871-1955

CordellHull-Color-reduced for webpageCordell Hull, prominente ciudadano de Tennessee, estadista de renombre, Secretario de Estado de los Estados Unidos por largo tiempo, y ganador del Premio Nóbel, más conocido como el “Padre delas Naciones Unidas,” un título extraoficial concedido – a él por el difunto Presidente Franklin Roosevelt.
A él no le gustaba la luz de la fama, aún en su trabajo brillaba como un ejemplo de qué puede venir de la visión de un hombre.

MAJOR ACCOMPLISHMENTS

1945 Premio Nobel de la Paz como “Padre de las Naciones Unidas”
1933-1944Secretario de Estado de más larga permanencia en el cargo (durante 12 años)
1921-1923Presidente del Comité Nacional del Partido Democrático
1930-1933Senador de los Estados Unidos
1907-1931Miembro de la Cámara de Representantes de los EE.UU.
18 añosMiembro del Comité de la Cámara de Servicios Financieros
1903-1907Juez Federal

EL PREMIO NOBEL DE LA PAZ

El nombramiento de Presidente Franklin Roosevelt fue presentado en el Comité Noruego otorgando el Premio Nóbel de la Paz a Hull en 1945 como reconocimiento a su trabajo en el Hemisferio Occidental, por sus acuerdos internacionales de comercio, y por sus esfuerzos para establecer las Naciones Unidas.  Demasiado enfermo recibió el premio en persona, Hull dió una breve charla de aceptación que fue dada por el embajador de Estados Unidos en Noruega, Sr. Lithgow Osborne.  En su charla de aceptación del Premio Nóbel de la Paz, Secretario de Estado Hull escribió:

“Bajo la sombra siniestra que la Segunda Guerra Mundial y sus circunstancias asistentes han lanzado en el mundo, la paz ha llegado a ser esencial a la civilizada existencia como el aire que respiramos es a nuestra propia vida. No hay más grande responsabilidad descansando sobre las gentes y gobiernos de todas partes, que estar seguros que la paz duradera se hará en este tiempo. ..a último plazo. ..se estableció y mantuvo…Las serias lecciones … de esta última guerra y la promesa de la Organización de las Naciones Unidas serán las piedras angulares de un nuevo edificio de aguantar la paz y los postes indicadores de una era nueva de progreso humano.”

LAS SEMILLAS DE LAS NACIONES UNIDAS

En breve después del comienzo de la guerra, Secretario de Estado Hull propuso la formación de una nueva organización del mundo en la cual los Estados Unidos participaría después la guerra. Para alcanzar esto, en 1941 él formó un Comité de Consejeros con la Norma Extranjera de la Posguerra compuesta tanto de Republicanos como de Demócratas. Luego del fracaso del Presidente Wilson con la Liga de Naciones, Hull se esmeró por mantener la discusión de la organización. Los planes fueron considerados diferentes, Hull discutía por una estructura internacional antes que un sistema de grupos regionales, un plan que prevaleció eventualmente. En Agosto de 1943, el Departamento de Estado había redactado un documento titulado “Cámara de las Naciones Unidas,” que llegó a ser la Fundación para propuestas sometidas por los Estados Unidos en 1944 en la Conferencia Dumbarton Oaks. Enfermo de Salud, Hull se vió forzado a renunciar de la oficina el 27 de Noviembre, antes de la ratificación final de la Cámara de las Naciones Unidas en San Francisco, al año siguiente. El sirvió como miembro de la delegación de Estados Unidos en la Conferencia de San Francisco, y jamás el diplomático, accedió como senador quien sería importante en la ratificación de la Cámara. El presidente Roosevelt alabó a Hull como Secretario como “la única persona en todo el mundo quien ha hecho la mayoría para hacer este gran plan para que la paz sea un hecho efectivo.”

Antes de la resignación de Hull como Secretario, el Presidente Roosevelt le ofreció la Vicepresidencia para la reeleción. A causa de su salud, Hull la rechazó, y Harry Truman llegó a ser Vicepresidente. La mayoría de los historiadores creen eso, que Roosevelt no corrió para un tercero y cuarto término, pues probablemente Hull habría sido elegido Presidente.

HULL EL SECRETARIO DE ESTADO POR AÑOS

En 1906 él fue elegido por la Casa de Representantes de Estados Unidos, donde él sirvió (con la excepción de un término) hasta 1931. El fue derrotado en la elección de 1922 en el corrimiento de tierras de McKinley. Mientras él estuvo fuera de la oficina por esos cuatro años, él continuó su término como Presidente de la Junta del Comité Nacional Democrático de 1921 a 1924. El llegó a ser, quizás, la voz más poderosa para el ala sureña del partido Democrático. Instrumentó en decretar la reforma fiscal durante la era progresiva, él se alineó con el bloque de partidarios Sureños de Woodrow Wilson. Durante el primer término de Wilson como presidente, Hull jugó un papel mayor en el diseño de las secciones de impuesto de renta de 1913 como Acto de la Tarifa de Underwood Simmons y la ley de herencia de 1916. Más que cualquier otro individuo soltero, él fue responsable de la adopción de la ley que sirve como el presente sistema de impuesto de renta federal. Después de la Primera Guerra Mundial a la que entró Estados Unidos, él contribuyó a tratar la legislación financiera con la guerra, y en 1919 él tomó parte en el diseño de la ley de préstamo de la victoria que ayudó a liquidar la deuda nacional.

Hull compartió fuertemente la visión idealística internacional del Presidente Wilson, comenzando uno de los primeros y más vigorosos aportes de la Liga de Naciones. Con su rooted económico de ideas en el liberalismo del siglo diecinueve, él creyó que ese nacionalismo económico era una causa mayor de la guerra. El se opuso a la norma de la alta tarifa de Herbert Hoover. Elegido al Senado en 1930, Hull fue una figura importante en la Convención Democrática de 1932, escribiendo mayores porciones de la plataforma Democrática, incluyendo un tablón de la tarifa baja. En 1933 él abandonó su puesto del Senado para llegar a ser el Secretario de Estado del Presidente Franklin D. Roosevelt, algo que tomó por sorpresa a muchos, pero que estaban de acuerdo con colocar a Roosevelt como Presidente y a poderosos aliados del partido en su gabinete antes que técnicas burocráticas. Como reconocido y poderoso líder de crítica del ala Sureña del partido Democrático, con fuerte apoyo en el Congreso, Hull resultó una lógica elección.

Según Raymond Moley, un “Cerebro de Fideicomisos de FDR” quien llegó a ser bajo Secretario de Estado, una coalición de cinco poderosos senadores en el tiempo expresaron su concernimiento sobre la posición de Hull como Secretario de Estado. El supo poco acerca de asuntos extranjeros y fue puesto en la idea de reducción de tarifas. Era poco probable que él adquiriera un ancho y suficiente panorama para comunicarse con ellos, más no fue fácil para él trabajar con eso. Cuándo esto fue transmitido al Presidente Roosevelt, la leyenda dice que el Presidente escuchó en silencio. Entonces él contestó, “Y…bien, usted diga eso a los senadores que yo estaré complacido de tener alguna multa por idealismo en el Departamento de Estado.” Cuando eso resultó, Hull vino a ser considerado como la figura de mayor respeto y públicamente popular en todos los gabinetes del Presidente Roosevelt.

Mientras era inexperto en asuntos diplomáticos, Hull, con su cabello blanco, con su digna tolerancia, y con su absoluto hábito de orador inspiraba confianza. “Hoy casi todas las naciones del mundo, incluso la nuestra propia, no tienen fundamentos, políticos, morales, o económicos,” él afirmó en su primera aparición como Secretario de Estado. Adhiriéndose a los principios de Wilsonian, Hull asumió que los correctos ideales tuvieron la llave de la paz y la mutua cooperación del mundo.

Los logros de Hull como miembro del gabinete de Roosevelt revivió varios temas de la administración de Wilson: las barreras más bajas del comercio, las relaciones amistosas con América Latina, y el establecimiento de una organización internacional bajo la ley de mundo. Uno de sus mayores exitosos esfuerzos eran el programa recíproco de comercio, que entró en Junio de 1934 como el Acto de Acuerdos de Comercio. Bajo esta autoridad, Hull, creyó que ese comercio reduciría las tensiones internacionales, los acuerdos de negociaciones recíprocas de comercio con veintidós naciones. El también usó la norma de la tarifa como instrumento de la coerción, colocando un deber extra de bienes Alemanes después de la ocupación de Checoslovaquia por Adolfo Hitler y, en 1939, repudió el acuerdo de comercio de Estadounidense-Japonés de 1911 en retaliación por las incursiones de Japón dentro de China.

El gozó el éxito de la implementación diplomática de la Norma Presidencial del Buen Vecino, que procuró para mejorar asuntos con América Latina. El convocó la séptima Conferencia Panamericana en Montevideo, Uruguay, en Diciembre de 1933. Hull dirigió la delegación y pagó con buena voluntad la visita a varios países Latinoamericanos. Concordando al Artículo Ocho de la convención de los “Derechos y Deberes de Estados,” él comisionó a los Estados Unidos en una norma de no intervención en los asuntos domésticos de América Latina. Para aplicar esta promesa, la Marina de Estados Unidos fue quitada de Haiti en 1934, y el Congreso firmó un nuevo tratado con Cuba en 1903, que había autorizado la intervención de Estados Unidos allí. En la Conferencia para la Conservación de la Paz, tenida en Buenos Aires de en 1936, las naciones Americanas concordaron que cualquier amenaza a la seguridad del hemisferio sería la causa para la mutua consulta. Dos años después, en la octava Conferencia Panamericana en Lima, Perú, Hull, concernió la anexión de Austria a Alemania, obtuvo la resolución de que una amenaza a alguna República Americana sería considerada como una amenaza a todos países en ese continente.

Con la venida de la Segunda Guerra Mundial, el Presidente Roosevelt logró una norma de Estados Unidos para Europa pero la izquierda de Hull con muchísima autoridad para América y el Pacífico. De 1939 a 1941, Hull paciente, pero fracasadamente, continuó las negociaciones para realizar la paz entre Japón y China y para prevenir incursiones adicionales de Japón en Indochina. A través de este tiempo, él trató de reforzar las posiciones moderadas y debilitar el militarismo dentro del gobierno Japonés. El Embajador Kichisaburo Nomura de Japón y Cordell Hull se vinieron a respetar el uno al otro por estas negociaciones, que fueron terminadas sólo con el mandato de Kirasu por servir al lado de Nomura varias semanas antes del ataque a Pearl Harbor. En efecto, Nomura fue relevado de su puesto como Embajador con la llegada de Kirasu a Washington.

La visión de Cordell Hull de una nueva era de progreso humano ha evolucionado y, gracias a los continuos esfuerzos de Las Naciones Unidas, continuarán siendo salvaguardados por la neutralidad de esta organización donde los países pueden convocarse y tener diálogo sobre disputas. Un hombre tranquilo, Cordell Hull dió su vida y esfuerzos por la paz y la comprensión internacional. Él murió el 23 de Julio de 1955, en el Hospital Naval de Betheseda y está enterrado en la Catedral Nacional (Episcopal) en Washington.

Bibliography:  Nobel Peace Prize website; The Memoirs of Cordell Hull, Volumes I & II, 1948, New York: The Macmillan Company; bio of Cordell Hull by Carl Wright; interviews by Marianne Mason Morrison, CHF President.  Edited by Joseph Scott, CHF Communications Director.